François Marland

Entrevista con el Sr. François Marland

por Stéphane Alaux, VIP DIGITAL BODYGUARD,
CEO de E Réputation Net Wash

Un fan de la definición: Divertirse, hacer el bien y ganar dinero…
François Marland se ha pasado la vida reuniendo estos tres principios y explica cómo en las siguientes líneas.

Háblenos de su trayectoria, François, de sus estudios, de su formación…

François Marland: Mi formación es densa, proteica y larga: mis estudios fueron igual de densos. Soy licenciado en Derecho. Más concretamente, hice un máster en derecho en Nanterre y luego el CAPA para convertirme en abogado. Paralelamente al CAPA, estudié psicoterapia emocional y cognitiva en Estados Unidos y en Europa de 1977 a 1980.

Cuál fue su primera experiencia profesional significativa?

François Marland: Es sin duda el que me hizo querer ser abogado. Cuando tenía 18 años, mi madrina vivía en Orán, donde solía ir a verla durante mis vacaciones. Ella tenía un amigo, Ahmed Settouti, que era un gran abogado argelino que en aquella época, en 1972, todavía abogaba en francés (más tarde se votó la prohibición de abogar en esta lengua en favor del árabe). Durante mis vacaciones, Ahmed Settouti me llevó a todos los tribunales provinciales de Oranais para alegar casos pequeños, medianos y grandes, y esto con una elocuencia y una fe dignas de un Badinter o un Témime. Es esta experiencia la que determinó claramente mi elección de convertirme en abogado, ya que aprobé mi examen de abogacía a los 24 años: se lo debo a Ahmed Settouti. Desde entonces mantengo una buena relación con él.

En cuanto a la profesión de terapeuta, dos años antes de aprobar el CAPA, mi padre tuvo que ir a una sesión informativa sobre terapias emocionales: como él no pudo ir, yo ocupé su lugar. Fue allí donde descubrí las terapias emocionales, que se convirtieron, durante 11 años de mi vida, en una gran parte de mi actividad profesional, y probablemente el mejor trabajo que he tenido.

Sin embargo, la experiencia profesional más significativa que tuve fue sin duda cuando empecé como joven abogado. Fui a ver a mi primer preso en la cárcel y mis queridos colegas me dijeron que tenía que llevar la toga. Como novato, cumplí y me paseé por los pasillos de la cárcel con mi toga de abogado, orgulloso como Artabana, cuando en realidad uno nunca lleva toga cuando va a la cárcel: los guardias, el preso y mis queridos colegas se reían mucho al verme pavonearme como un pavo real.

Por supuesto, a lo largo de mi apasionante y joven carrera, ha habido muchas experiencias impactantes, como cuando declaré los días 24 y 31 de diciembre, hasta las 23 horas, en la sala 23 de flagrantes délires, que se llamaba la sala del “delirio flagrante”, porque las situaciones eran tan asombrosas, tan moralmente insultantes para la justicia. Veíamos, por ejemplo, a fiscales virulentos que pedían penas demasiado duras para los pobres travestis con barba renacida y otros perdedores festivos de fin de año.

También impartí clases de derecho civil y social y de cultura general durante tres años en diversos establecimientos públicos y privados: la publicación del libro “Guérir des pièges de notre enfance” (Curar las trampas de nuestra infancia), de Flammarion, en 1983, me llevó a decidir, ante el entusiasmo de sus lectores, abandonar los cursos en favor de los grupos de terapia que dirigía dos veces al mes: Era apasionante, porque era la demostración de que el ser humano puede cambiar tomando lo que era positivo en las terapias conductuales y analíticas, respecto a nuestra definición de seres emocionales y conceptuales todos juntos, animados por un cerebro límbico y otro córtex.

Cuál es el encuentro humano más sorprendente que ha tenido?

François Marland: Simplemente, es mi padre: Serge Marland. Era un ser magnífico, un hombre valiente en el sentido de Albert Cohen. Serge era magnífico en su humanidad, en su cultura, que era inmensa, en su bondad y su rigor, y en su visión del ser humano, heredada (y magnificada) de su padre. Era, pues, un modelo extraordinario que fue marcado a su vez por mi abuelo, Maurice Marland. Maurice Marland marcó a su generación, al menos en Granville, por ser, ante todo, profesor Marland, en filosofía, francés e inglés. Se convirtió en un resistente natural el día que los alemanes entraron en Granville, y luego organizó la resistencia y la red para la huida de los aviadores ingleses a las islas inglesas. Organizó la huida y el rescate de los paracaidistas británicos, por lo que recibió la medalla póstuma de Atlee. Fue asesinado cuando mi padre tenía 18 años. Todas las mañanas mi padre pasaba por delante de la estatua de mi abuelo en Granville y cada vez que alguien se cruzaba con él se paraba, le daba la mano y le decía que mi abuelo era una persona maravillosa. Así que heredó esta clase de magnificencia.

Usted es un empresario con una probada trayectoria en diversos campos, cuéntenos sobre sus actividades actuales.

Marland François: Empecemos por la joyería. Tomé una licencia de alta joyería de un fabricante de relojes suizo, Quinting, por razones equivocadas: Me gustaba el sistema de transparencia que lo componía, el único reloj de este tipo que existe actualmente en el mercado relojero.

Mi segunda actividad, Stark-Hair, se centra en las clínicas de “restauración capilar”, es decir, están especializadas en la reestructuración del cabello: el trasplante capilar mediante el desplazamiento de los folículos. Hoy en día, tenemos varias clínicas: una clínica en Grecia, en Tesalónica, una en Milán, en Italia, y una clínica en Montpellier. La idea, de aquí a mediados del próximo año, es crear entre 6 y 8 establecimientos y 50 en los próximos 4 años. Estas clínicas se dedicarán, por tanto, a la restauración capilar, pero también al bótox, al ácido hialurónico, a la micropigmentación capilar (cuando no hay posibilidad de mover los focos), etc. Entre 2019 y 2020, desarrollaremos un departamento de antienvejecimiento especializado en ralentizar el envejecimiento de las células: los protocolos están hoy en día en pañales, pero no me cabe duda de que en los próximos años, algunas empresas asociadas estarán a la vanguardia del “antienvejecimiento”, permitiendo invertir el declive de las células del organismo.

Mi tercera empresa es un centro mundial de comercio y análisis de datos médicos llamado Hathor. Hemos creado una empresa en Singapur que pretende poner en contacto a todas las estructuras, gobiernos y médicos que poseen datos con organizaciones públicas o privadas o particulares que los necesitan. Para ello, queremos estructurar un ICO: también utilizaremos una tecnología que nos permita analizar los datos sin tener que centralizarlos. Este ICO debería ponerse en marcha antes del 30 de junio de 2019. Estamos trabajando en contactos con empresas que tienen cientos y miles de Tera de datos que no pueden gestionar: les ofreceremos soluciones adaptadas.

Por último, he estructurado un vehículo que toma participaciones en empresas, principalmente en Estados Unidos, en empresas especializadas en inteligencia artificial, en otra que fabrica joyas (Vita Fede, una notable plataforma digital dirigida por una joven brillante), CHNGE, una marca de una plataforma de venta digital con una joven y brillante directora, etc.

La labor benéfica es muy importante para usted, ¿cuáles son sus iniciativas en este ámbito?

François Marland: Hace ya 11 años que empecé a organizar la financiación de un orfanato en Santo Domingo, un orfanato que acoge a niños pequeños que, en su mayoría, estaban destinados a un destino terrible. Es mi hermano quien dirige este orfanato con humanidad y pasión. Está casado con una dominicana extraordinaria. De los 14 niños, 5 cursan el BAC este año y el próximo y deberían ir a la universidad. Así que es muy satisfactorio verlos evolucionar y da mucho más sabor a los recursos que ponemos en ellos.

En segundo lugar, llevo diez años participando con otros donantes en la financiación de dos clínicas en dos pueblos de Haití, que proporcionan miles de servicios de anticoncepción, vacunación y otros a 32.000 personas. Esta operación ha permitido vacunar a decenas de miles de personas. El otro objetivo a largo plazo es recaudar fondos para construir una carretera que no se derribe cada monzón. Este proyecto también permitirá unir los dos pueblos en menos tiempo.

Por último, además de estos dos proyectos realmente organizados, también llevo a cabo algunas acciones más esporádicas en orfanatos de Camboya, por ejemplo.

Cuáles son sus planes y ambiciones para los próximos años?

François Marland: ¡Simplemente vivir! No perder el vínculo con lo esencial. En lo que a mí respecta, no me planteo pasar dos meses sin ver a mis hijos porque considero que son el núcleo de una familia. Así que mis ambiciones y mis proyectos son vivir felizmente, compartir y disfrutar de mis hijos.

Lleva usted una vida acelerada, viajando constantemente por todo el mundo. ¿Cómo se relaja François Marland? ¿Deporte, actividades de ocio?

François Marland: Voy en bicicleta, nado, camino y para relajarme no hay nada mejor que la familia y los amigos. También me gusta la pesca, hace poco fui a pescar. En mi tiempo libre y para relajarme, también estoy estructurando actualmente los guiones de tres libros, o guiones de series que podrían emitirse, si tienen atractivo en las plataformas de moda. Hay suficiente para hacer una buena quincena de temporadas de cada una de las tres, si opto por la segunda opción: es muy emocionante y probablemente me acerque aún más a mi padre, que ha escrito decenas de obras de teatro y muchos cuentos.

A pesar del ritmo frenético de su vida profesional, hace que sea un punto de honor pasar tiempo especial con sus hijos. ¡Qué organización!

François Marland: No es una cuestión de honor, es la base. Como he dicho antes, considero que los niños son el núcleo de una familia, así que cuando eran más pequeños intentaba comer con ellos cada semana. Ahora, en el caso de los que están en Estados Unidos, me he propuesto ir a verlos durante 2-3 días al menos cada dos meses. Es una elección de vida.

Todos estamos obligados a vivir con las herramientas de nuestro tiempo, ¿cómo utiliza usted Internet y, más concretamente, cómo gestiona su E-Reputación?
François Marland: En lo que respecta a Internet y a la reputación en línea, deploro la falta de control total y la ausencia de legislación punitiva para abusos tan escandalosos como los de cierta prensa. Hoy se puede acosar a los estudiantes porque tienen las orejas grandes o practican amores prohibidos, o acosar a los restaurantes porque los competidores han pedido a 20 personas que vayan allí y publiquen críticas negativas, emitan “fake news”, insulten y despotriquen teorías nauseabundas, ¡sin que la justicia aplique sanciones acordes con el daño emocional o de reputación causado!

Yo pasé por esto en los primeros tiempos de la web y es evidente que se nos está yendo de las manos. Por eso creo que las agencias de E-Reputación son necesarias para la vigilancia tecnológica y para poder responder a esta nueva necesidad. Para ir más lejos, hay que reforzar el arsenal legislativo y ser absolutamente intransigente con un cierto número de empresas que permiten que pase cualquier cosa en la web. Hay que hacerlo para defender al individuo.

Sin embargo, no debemos creer que el panorama que estoy pintando de Internet es totalmente negro. De hecho, el mundo no es blanco y negro, sino que está compuesto por muchos matices de gris. Aunque la Red ha traído su cuota de inconvenientes, ha sido sin embargo un gran avance para la humanidad. Hubo un antes y un después de Internet. Es una herramienta maravillosa que nos permite acceder a una cantidad inconmensurable de conocimientos sobre una gran variedad de temas. Incluso hay tantos datos que es imposible que una persona los consulte en su totalidad, aunque lleve toda la vida navegando por Internet. Y, como he dicho antes, también es un gran medio de comunicación que da a las familias y amigos la oportunidad de mantenerse en contacto aunque estén separados por un océano o cientos de kilómetros. Si la red no estuviera tan democratizada, yo tendría más dificultades para contactar con mis hijos en Estados Unidos. Pero eso no es todo, Internet ha simplificado incluso nuestra vida cotidiana. Ahora es posible recibir cualquier cosa y todo, de modo que ni siquiera hay que salir de casa.

Así que resumiría mis pensamientos sobre Internet de esta manera: es un gran avance para la humanidad que a veces es mal utilizado por algunas personas.

Gracias Francois Marland.

Nos quieren

Nos odian

Contacte con UNO DE NUESTROS EXPERTOS

    available from 10:00 – 19:00