Entrevista a Alexis Kuperfis

Una mirada a la trayectoria profesional de Alexis Kuperfis, director de programas en IBM. Este experto en programación y gestión habla de su empresa, su trabajo y sus pasiones.

Cuáles son sus antecedentes?

Alexis Kuperfis: Hice el bachillerato científico porque siempre había tenido la idea de hacer carrera en el campo de la informática. Al final del bachillerato, obtuve el famoso sésamo con honores y felicitaciones del jurado. Con el título en la mano, entré en la ESAIP (Escuela de Ingenieros en Informática y Prevención de Riesgos) donde me especialicé en IRII (Informática, Redes Industriales y Cultura Internacional). Gracias a esta formación, me convertí en un experto en programación y arquitectura de redes industriales.

Esta escuela, decididamente internacional, me permite pasar un año en el extranjero. Me dirijo a Sydney, Australia, ya que es un país que me gusta especialmente. Además, gracias a esta experiencia, he adquirido un perfecto dominio del inglés, que será esencial para mi futura carrera. De hecho, ser bilingüe en inglés es imprescindible en el mundo de la programación.
Tras estos años de estudios superiores, obtuve mi diploma y me fui directamente a trabajar a IBM como Ingeniero Técnico de Hardware en Estrasburgo, Francia.

Al cabo de unos años, asumí nuevas responsabilidades y me nombraron director de programa. Aquí es donde mis conocimientos de programación se vuelven cruciales, porque como gestor es importante conocer los fundamentos de lo que hacen tus equipos, de lo contrario es imposible gestionar bien. Ser un buen gestor de programas en IBM significa tener un profundo conocimiento de la Transformación Digital, Integración de Sistemas, ERP, Desarrollo de Aplicaciones, Analítica, Cloud, AMS, Migración.

De forma más general, me encargo de gestionar proyectos para los principales clientes de la compañía y participo en todas las fases de su implantación: desde el compromiso hasta el despliegue operativo de la solución.

IBM me da la oportunidad de gestionar una cartera de 6 millones de euros al año y un gran equipo de más de 80 personas.

Puede hablarnos de la empresa para la que trabaja, IBM?

Alexis Kuperfis: IBM, International Business Machines Corporation, es una empresa multinacional estadounidense especializada en hardware, software y servicios informáticos. En Francia, la empresa está implantada en varias ciudades: Nantes, Toulouse, Rennes y Estrasburgo.
Es una empresa muy agradable para trabajar, con espacio para diferentes perfiles. Además, está a la vanguardia de la tecnología y la innovación.

Es una empresa que siempre ha sabido renovarse, mantenerse a la vanguardia en su campo y emprender grandes cambios.

IBM se fundó en junio de 1911 como Computing Tabulating Recording Company (CTR). Más tarde, en febrero de 1924, pasó a tener su nombre actual.

Nuestra empresa ha sido responsable de numerosas innovaciones en el mundo de la informática. Durante mucho tiempo, cuando se hablaba de IBM, se pensaba en los ordenadores centrales que ella misma desarrollaba y promovía en grandes organizaciones privadas y públicas.

En 1954, la empresa comercializó el primer ordenador fabricado en serie, el modelo 650. Para esta máquina, IBM Francia acuñó el neologismo “ordenador”.

A continuación, la empresa innovó: en 1956, lanzó el disco magnético (RAMAC); en 1957, creó el lenguaje de programación Fortran; en 1966, inventó la memoria dinámica o DRAM; en 1970, la base de datos relacional; en 1975, la geometría fractal; en 1977, el estándar de cifrado de datos o DES y en 1980, la arquitectura RISC.

En agosto de 1981, IBM lanzó el primer ordenador personal para el público en general. El modelo 5150, más conocido como IBM PC, se fabricó por millones. Gracias a su arquitectura abierta, se considera el precursor de todos los PC compatibles.

IBM recibió incluso el Premio Nobel por dos innovaciones: el microscopio de túnel de barrido en 1986 y la superconductividad a “media” temperatura en 1987.

Aún hoy, la empresa está muy comprometida con la innovación. Sólo en 2005 presentó 2.491 patentes.

IBM no ha dejado de evolucionar a lo largo de su historia. Especializada en un principio en el diseño y comercialización de hardware informático (construcción y mantenimiento de mainframes y grandes servidores, fabricación de discos duros, fabricación de semiconductores, nanotecnología, procesadores PowerPC, microprocesadores CELL), la empresa desarrolla también software más específicamente dedicado a los profesionales. Están orientados hacia lo que IBM sabe hacer, es decir, la consultoría informática, el alojamiento de servidores en intranet y extranet y la gestión de la ciberseguridad, por ejemplo.

Además, desde 2002, IBM se ha convertido en la primera empresa del mundo en cuanto a personal en el ámbito de la consultoría gracias a la adquisición de la rama de consultoría de PricewaterhouseCoopers.

Por tanto, estoy muy contento de haberme incorporado a una empresa tan innovadora y progresista. Confía en sus empleados y tiene una verdadera cultura empresarial. Por último, está plenamente comprometida con la lucha contra la desigualdad de género y no duda en nombrar a empleadas en puestos importantes. Así que es una empresa que está en contacto con los tiempos, y es muy agradable trabajar allí.

De dónde viene su pasión por la informática y la programación?

Alexis Kuperfis: Siempre me han interesado los ordenadores. Desde muy joven vi a mi padre comprar los últimos ordenadores de la época. Él me introdujo en la informática en general.
Recuerdo el primer ordenador que puso en mis manos: un Commodore 64. Todavía hoy es el ordenador personal más vendido. Con este aparato descubrí realmente la informática y la programación.
Más tarde, recibí mi primer ordenador de manos de mis padres en los años 90. Era una torre fija que funcionaba con Windows 95. Fue con este montaje con el que empecé a descubrir Internet.
A partir de entonces, empecé a navegar por foros dedicados a la programación informática e hice mis primeros pinitos en JavaScript, PHP y C#. Al mismo tiempo, también migré a Linux.
Desde entonces, me mantengo al tanto de las novedades y mantengo mis máquinas al día.

Cómo se gestionan diariamente más de 80 personas?

Alexis Kuperfis: En realidad, no es más complicado que gestionar un pequeño equipo de 10 personas. Por supuesto, hay que delegar y aprender a no querer controlarlo todo, es imposible. Hay que confiar en los empleados. Creo que cada directivo tiene sus propios métodos para conseguir el mismo resultado. Sin embargo, es importante señalar que no controlar todo no significa dejarlo todo.
Cuando asumí mi cargo, recuerdo que establecí las normas de forma clara y explícita, como me había aconsejado mi predecesor. De este modo, todo el mundo es consciente de los objetivos y fue una excelente manera de afirmar y tranquilizar a mi equipo, que sabía hacia dónde íbamos. Como gestor, es esencial dar a tus empleados libertad para ser creativos y tomar iniciativas personales.
En segundo lugar, la comunicación es esencial, sobre todo cuando se gestiona un equipo grande. No hay que dudar en hacer cumplidos y comentarios positivos cuando las cosas van bien. Por otro lado, y esta es sin duda la parte menos agradable del trabajo, cuando las cosas no salen como se planean, cuando hay errores, también hay que aprender a decirlo, y a hacerlo correctamente. Lo importante es terminar siempre con un feedback positivo, porque a cada persona se le reconoce su principal cualidad: ella misma.
Por último, como directivo, también debes dar ejemplo. El adagio “di lo que haces y haz lo que dices” es necesario. De este modo, es más fácil pedir a tus empleados que hagan tal o cual tarea. Este es un requisito previo para imponer respeto y ser visto como un modelo a seguir..

Como descanso de esta intensa vida profesional, ¿tiene alguna pasión?

Alexis Kuperfis: Aunque mi trabajo como director de programas no me permite tener mucho tiempo libre, me gusta pasarlo en bicicleta, con mi familia tomando un cóctel que he preparado o recorriendo los pasillos de una exposición de arte.
Me gusta especialmente el ciclismo, ya que es un deporte muy bueno para el cuerpo y la mente. Me permite recargar las pilas en contacto con la naturaleza. Soy ciclista de carretera y he recorrido muchas carreteras de Francia. También me gusta salir de los caminos trillados y montar en bicicleta de montaña. También me apasionan las competiciones de este deporte y he ido varias veces a ver a los corredores del Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España.
Además, me apasiona la mixología, que es el arte de mezclar y preparar cócteles. Tengo todo el equipo necesario en casa y me encanta agasajar a mis amigos y familiares con mis creaciones líquidas.
Por último, como gran amante del arte, me gusta ir a exposiciones de arte sola o con mi familia. Es una gran experiencia que hace que mis hijos tengan una mente más abierta.

Por último, cree que las grandes empresas están suficientemente informadas y concienciadas sobre el tema de la e-reputación?

Alexis Kuperfis: Este es un tema que cada vez más se plantea en las grandes empresas. Con la llegada de la Web 2.0, cualquiera puede decir lo que quiera de quien quiera. Un cliente insatisfecho puede dañar rápidamente una reputación electrónica que se ha construido durante varios años.
Las grandes empresas han comprendido que una mala reputación en línea tiene un impacto irreparable en sus resultados y su volumen de negocio. Por eso toman cada vez más medidas para controlar su reputación electrónica.
Sin embargo, al tratarse de factores externos, la reputación online no puede controlarse al 100%, por lo que creo que es un tema que cobrará cada vez más importancia con el paso de los años.

Gracias Alexis Kuperfis.

Nos quieren

Nos odian

Contacto UNO DE NUESTROS EXPERTOS

    available from 10:00 – 19:00