Olivier Dekokere

Olivier Dekokere
Entrevista con el Sr. Olivier Dekokere, especialista en ganadería: producción lechera y avícola.

Por Stéphane Alaux, experto en reputación, fundador de E Reputation Net Wash

_____________________________________________________________________________
Olivier Dekokere habla de su pasión por el mundo agrícola y de la evolución de la industria láctea.
_____________________________________________________________________________

Puede hablarnos de su formación y experiencia?

Olivier Dekokère: Siempre me ha apasionado el mundo de la agricultura y, más concretamente, la ganadería, aunque no haya nacido en una familia de agricultores. Después de una formación general de bachillerato, me cambié a un curso dedicado al aprendizaje de las técnicas de ganadería, iniciando una BTS en Producción Animal en el Instituto Genech, en el norte de Francia, mi región natal. Después de los 10 meses de servicio militar, empecé por aceptar un puesto de Técnico de Lechería en Sodiaal, en Picardía. Esta fue mi primera experiencia profesional y fue muy enriquecedor estar en contacto diario con productores de leche que necesitaban mi ayuda para mejorar sus técnicas de cría, la compra de productos para sus rebaños y todos los trámites administrativos que sabemos que son importantes en nuestro hermoso país. Después de haber evolucionado dentro de esta estructura y sin tener una formación técnica, cursé un Diploma Superior de Gestión en el CNAM de Picardía, en clases nocturnas, para obtener un máster en 2 años. Estos cursos, que me permitieron entender la gestión de una empresa desde la dirección, los RRHH hasta las finanzas corporativas y los asuntos legales, también me permitieron descubrir mundos profesionales con diferentes problemas.

Después de 8 años en Sodiaal, tuve la oportunidad de unirme a Lactalis para descubrir la expatriación en la zona de la CEI, en Kazajstán, ocupando el puesto de Director de Upstream. En esta empresa aprendí la excelencia operativa y el seguimiento gracias al eficaz control de gestión. Además de descubrir una cultura diferente con un telescopio entre Asia y los métodos soviéticos, nuestro idioma de trabajo y de vida era el ruso. Mi mujer y yo pudimos construir una visión mucho más amplia gracias a la contribución de esta vida kazaja. Pero también es bueno poder volver a Francia para explotar nuestros nuevos conocimientos. Gracias a este nuevo bagaje, pude asumir la dirección general de un grupo de criadores, los Volailles de Challans. Al dirigir esta empresa, asumí una misión mucho más global, que iba desde la comunicación de la marca y las relaciones con las agencias de prensa hasta los intercambios con la gran distribución para promocionar y vender nuestros productos, que eran aves de corral de etiqueta roja bajo la marca “Volaille de Challans”. Después de esta experiencia en el sector avícola, volví a la industria láctea en Reunión dirigiendo Sicalait. Además de un entorno de vida bastante agradable, tuve la oportunidad de conocer a hombres y mujeres que querían desarrollar su grupo, su granja y sus resultados.

Cuál es su experiencia laboral más interesante?

Olivier Dekokère: No tengo una experiencia profesional mejor que la de los demás. Todos tenían sus intereses. Por ejemplo, en Volailles de Challans, fue mi primer puesto de dirección general. Además de aprender sobre la gestión interfuncional y de base amplia, también tuve que acostumbrarme a estar solo cuando tenía que tomar decisiones estratégicas importantes. Esto fue así a pesar de que formé un gran dúo con mi presidente, él en el ámbito político y yo en el operativo. Ambos teníamos la misma visión para esta hermosa empresa. O en Lactalis, descubrí mujeres y hombres abiertos a los demás y con una fuerte atracción por nuestra cultura. Su visión de la vida y de las tareas profesionales todavía me permite aportar cosas a mis acciones operativas diarias para mis actuales empleadores. Y en la isla de la Reunión, aprendí las vicisitudes de la política local y el peso que ésta tenía en la gestión de las personas.
Concluiré diciendo que todos ellos me han aportado placeres, alegrías y dificultades que no me permiten clasificarlos por orden de importancia durante mis 20 años de experiencia profesional.

Háblenos de su participación en el sector cooperativo.

Olivier Dekokère: Ohhhh mi compromiso con el sector cooperativo es fuerte y está bien establecido. Es cierto que mi currículo me muestra, he realizado casi exclusivamente mis actividades profesionales dentro de él. Sólo lo dejé para tener una experiencia en el extranjero. Creo que la cooperación permite y permitirá a los agricultores proyectarse en un futuro lejano pensando en la transmisión de sus herramientas de trabajo a sus hijos. Además de tener que ser gestionada como una empresa de Landa, es decir, generar resultados para sobrevivir, la cooperativa es gestionada políticamente por los directores elegidos por los padres de los agricultores. Tienen su destino en sus manos. Por último, en una cooperativa, es “un hombre, un voto” en las asambleas generales. El peso político de los “pequeños” agricultores es tan fuerte como el de los “grandes”. El tiempo de acción siempre está presente, pero la estrategia también puede verse con pasos de tiempo largos. Esto puede ser visto como una debilidad por algunos en vista de la complejidad y los movimientos cada vez más rápidos del comercio, los consumidores y las demandas de los clientes, pero también me parece interesante poder “sentarse” y pensar con calma en las opciones importantes para el futuro. Es una forma jurídica que aún tiene mucho futuro y es garantía de estabilidad y éxito si no nos olvidamos de actuar con dinamismo.

Cómo ve la evolución del sector agrícola y agroalimentario?

Olivier Dekokere: Un tema muy amplio. El sector agrícola y agroalimentario está cambiando cada vez más rápidamente. Hemos pasado de un sistema regulado por normas comunes europeas y nacionales (impuestos a la importación, almacenamiento de volumen si hay exceso de producción, etc.) a un liberalismo exacerbado hacia una mayor globalización. Además, el peso del gasto de los hogares franceses se ha reducido a la mitad, hasta el 12-13% del presupuesto. La atracción de los precios bajos que proponen como estrategia algunos grandes grupos de distribución tras su fuerte concentración (3-4 grupos de compra) y la importación de productos alimenticios de otros países ha trastornado totalmente los ratios financieros tanto de las explotaciones como de los grupos agroalimentarios.
Por lo tanto, es necesario evolucionar nuestras formas de pensar y trabajar para aportar más agilidad a nuestras acciones para recuperar el valor añadido de nuestras herramientas industriales y de los agricultores. Además de tener que revisar nuestros paradigmas propios de nuestro sector de actividad, necesitaremos que el Estado permita a nuestras empresas competir en este contexto globalizado. Tenemos la suerte de que la población mundial seguirá creciendo en los próximos años. Y el objetivo principal de nuestro negocio es alimentar a la población en cantidad y calidad. Por tanto, tendremos una evolución continua de las demandas de los consumidores. Hay dos áreas importantes de desarrollo que hay que tener en cuenta: los países maduros que cada vez exigen mejores productos, aunque sea consumiendo menos pero mejor, y los países que necesitan desarrollar los volúmenes suministrados a su población para alimentarla. Durante muchos años, la agricultura francesa se ha orientado a la exportación, además de ofrecer su producción a los franceses. Debemos promover los buenos productos que cultivan y crían los agricultores, sin olvidar nuestro necesario brazo comercial de exportación.
Creo que nuestro sector, aunque atraviese momentos difíciles en la actualidad, tiene un futuro brillante por delante si respondemos a las expectativas de la sociedad y de los clientes, tanto en Francia como a nivel internacional.

Los Estados Generales de la Alimentación, ¿una interesante iniciativa gubernamental?

Olivier Dekokère: La AGE tuvo el mérito de reunir a todos los actores de nuestro sector agroalimentario en torno a una misma mesa. Desde que la globalización ha golpeado con fuerza a nuestro sector, nuestros agricultores se han visto sometidos a enormes fluctuaciones en los precios de compra de sus productos. Los productores de cereales y de carne de cerdo llevan más de diez años experimentando esta dificultad de gestión, mientras que los productores de leche lo hacen desde hace dos o tres años. Aunque nuestros agricultores sean empresarios con los riesgos que ello conlleva, me parece difícil que los precios de compra de sus productos sigan estando a este nivel a riesgo de verlos desaparecer. Por ello, las AGE han puesto de manifiesto la necesidad de que los productos que se distribuyen en suelo francés sean mejor valorados y que los márgenes se distribuyan más ampliamente. La gran distribución, que es el principal medio de venta de nuestros productos agroalimentarios, hizo anuncios y compromisos durante la conferencia. Hay que conservarlos. Pero no hay que olvidar que el sector agrícola francés no se centra exclusivamente en el mercado francés, sino también en el internacional. No me parece que estos EGAs hayan mencionado nuestras diferencias con nuestros vecinos europeos, y menos aún con el resto del mundo. Debemos revisar rápidamente nuestros modelos fiscales y sociales para estar al menos al mismo nivel de competitividad a nivel europeo. En los últimos años ya se han hecho esfuerzos en estos puntos, pero aún queda mucho camino por recorrer.

Qué impacto tienen las demandas sociales de alimentos en el modo de producción agrícola?

Olivier Dekokère: Hemos pasado de una demanda en volumen a una demanda en calidad/precio. Hicimos que los agricultores franceses produjeran para lograr la autosuficiencia y este objetivo se logró rápidamente y con gran éxito. Hoy en día, la mayoría de los consumidores franceses buscan transparencia, autenticidad, verdad y bondad. Algunos de ellos se decantan por el sistema de producción ecológica y la mayoría de los demás piden productos mejores, más sanos y más remunerados para los agricultores. Por otro lado, durante el proceso de compra, no todos están todavía en fase de sus demandas iniciales. El impacto del precio y las ofertas comerciales (promociones, regalos….) están cambiando lo que ponen en sus carritos de la compra. La tendencia es bastante positiva, pero aún no se ha confirmado del todo en los actos de compra. Por ejemplo, en el sector avícola, la mayor parte de las compras de los consumidores son de aves de corral con etiqueta roja o ecológicas, mientras que en el canal “fuera del hogar” se siguen utilizando productos convencionales y no alternativos. Además, el 90% de sus compras se realizan con productos importados. Otras producciones están en proceso de cambio, como el sector lácteo.

Sector lácteo? Qué es esto?

Olivier Dekokère: Desde hace unos años, muchos ganaderos se arriesgan a transformar ellos mismos su producción para intentar sacar más valor a su leche. Estos canales de venta directa han cobrado protagonismo gracias a los medios de comunicación y las redes sociales. Faire France o En direct des éleveurs, por citar sólo dos, ofrecen a los consumidores una total transparencia sobre sus sistemas de producción y también sobre los precios pagados a las distintas partes implicadas, en particular el precio de la leche pagado a los productores. La iniciativa de consumo “C’est qui le patron” se lanzó por primera vez en el cartón de leche desnatada de medio litro. También destacó el planteamiento de pagar “un precio justo” por el trabajo de los productores de leche para calcular el precio de reventa en los supermercados. Por otra parte, si sumamos todos estos “pequeños” y muy publicitados planteamientos, la mayoría de los volúmenes comercializados en los supermercados son vendidos por las marcas habituales. La forma jurídica de una cooperativa debe ser capaz de responder a esta necesidad de transparencia y de valorar el trabajo de los productores de leche franceses, ya que ésta es la esencia misma de estas estructuras.
Pero aunque todas las ventas en Francia permitirían valorar mejor la leche a los productores, hay que pensar que también estamos volcados en el mercado internacional.

La leche en la escena internacional

Olivier Dekokère: Cuando hablamos de la crisis láctea con los ganaderos, llevamos muchos años hablando de los consumidores chinos que quieren estar tranquilos en su compra comprando leche del extranjero en lugar de su propio país. Esta es una oportunidad para nosotros en Francia. De hecho, se nos reconoce la capacidad de garantizar un alto nivel de trazabilidad y calidad de nuestra leche en polvo. Por ello, se han instalado muchas torres de secado de leche para abastecer a este enorme mercado, China. Los volúmenes exportados por este vector son fuertes, pero no impide que seamos dependientes de los volúmenes mundiales (exceso o defecto de producción) y su impacto en los precios.
La grasa de los productos lácteos ha sido denostada durante algún tiempo como poco saludable. En los últimos dos o tres años, numerosas publicaciones de nutricionistas han cuestionado las afirmaciones anteriores, lo que ha tenido un efecto positivo en la demanda y, por tanto, en los precios. Por otro lado, la proteína láctea (leche en polvo) ha sufrido el efecto péndulo de la caída de los precios debido a la escasa demanda y a la elevada producción de polvo en el mundo. A pesar de nuestras salidas de calidad, los agricultores sufren un precio de compra inferior a su precio de coste. Nos corresponde a nosotros, criadores e industriales, trabajar juntos para poder ofrecerles un futuro más sereno.

Como todos los altos cargos, seguro que tiene jornadas de trabajo largas y estresantes. Cómo te relajas cuando cierras la puerta de la oficina?

Olivier Dekokère: ¡En una bicicleta de carretera! Soy un entusiasta del ciclismo. Durante la temporada deportiva participo en pruebas ciclodeportivas para marcarme objetivos y dar sentido a todos los kilómetros de entrenamiento. Sigo los entrenamientos con el grupo “Jegou Sport” en la región de Nantes. Esto me ha permitido mejorar mi rendimiento y también conocer a personas distintas de las de mi mundo profesional.
El ciclismo me permite realizar esfuerzos físicos e intelectuales (elecciones estratégicas) diferentes a los de mi semana laboral. Este deporte sigue consumiendo bastante tiempo. Recorro entre 12 y 15.000 km al año entre entrenamientos, cursos y carreras. También organizo mi horario para poder hacer al menos dos sesiones de entrenamiento durante la semana. Me permiten alejarme de mi trabajo durante esas 4 o 5 horas.

La web evoluciona a gran velocidad. La Web 2.0 se ha vuelto omnipresente y peligrosa si no se domina. Cómo afronta la evolución de este medio en su vida profesional?

Olivier Dekokère: Efectivamente, la inmediatez de la información que comparten estas redes puede tener muchos peligros y limitaciones. A pesar de ello, estoy seguro de que existen muchas redes para mi actividad profesional pero también personal.
En cuanto a mi actividad profesional, soy bastante activo en LinkedIn, Video y Twitter. Tengo la red de Twitter para poder seguir las noticias y el ambiente del mundo agrícola y agroalimentario con bastante rapidez. Me permite impulsar la información que considero importante, pero también intercambiar con otras partes interesadas del sector agrícola para ampliar mi espectro de opiniones.
Para mis actividades de ocio, estoy necesariamente en Strava, donde comparto mis paseos en bicicleta e intercambio con mis colegas ciclistas. También sigo las redes de Pinterest e Instagram para seguir la gastronomía, las tendencias de ropa o el ciclismo en Instagram.

Gracias Oliver.

Nos quieren

Nos odian

Contacto UNO DE NUESTROS EXPERTOS

    available from 10:00 – 19:00