Entrevista con Serge Lobreau

1 – Serge, cuál es tu formación?

Serge Lobreau: Hice un bachillerato económico y social, luego estudié derecho. Después dejé los estudios en suspenso durante dos años y, cuando decidí volver a la universidad, estudié gestión, control de gestión y finanzas y realicé un máster.

2 – Estudios intercalados con dos años sabáticos, entonces?

Serge Lobreau: En realidad no se puede hablar de dos años “sabáticos” porque siempre he sido muy trabajador. Si dejé de estudiar derecho fue por una sencilla razón: en aquella época, paralelamente a mis años de instituto y a mi inicio en la universidad, realizaba varios trabajos. Tres trabajos para ser exactos. Desde que me fui de casa a los 17 años, tenía que financiar mis estudios, mi piso y pagar mis facturas… Así que trabajé en el McDonald’s mientras era vigilante nocturno en Butagaz, y los fines de semana era DJ en una emisora de radio del Yonne (88.2). Este último trabajo, que nos permitía conocer a muchos artistas (les invitábamos a venir a presentar sus discos), funcionó tan bien que una cosa llevó a la otra, y el presentador principal del programa y yo mismo nos encontramos con una magnífica cartera de managers de artistas, y vimos la oportunidad de monetizarla. Así que creamos una empresa especializada en eventos y simplemente empezamos a vender las actuaciones a discotecas, cenitales y demás. Eso fue todo lo que hice durante dos años. Trabajé mucho, aprendí todo sobre la organización de eventos, vi los lados buenos y malos de esta increíble industria en la que se podía ganar mucho dinero. Pero en el fondo, tenía otras perspectivas en mente. No quería un futuro incierto en un entorno bastante aleatorio, sino seguir una formación en la que pudiera proyectarme hacia el futuro. Así que volví a estudiar, aprobé la licenciatura y luego el máster.

3 – Cuéntenos su experiencia más memorable.

Serge Lobreau: Digamos que tengo dos. La primera parecerá bastante burlesca. Nací en África y llegué a Francia a los 8 años. Mi primera experiencia significativa fue el aeropuerto Charles-de-Gaulle y mi descubrimiento de… ¡las escaleras mecánicas! Imagínense, escaleras que se mueven solas… para un niño que provenía de mi medio social, era inimaginable, un verdadero calvario. ¡Estaba convencido de que me iba a tragar esta máquina!

Más en serio, la experiencia que permanece grabada en mi mente se remonta a hace tres años. Me encontraba en medio de una negociación en el marco de una de mis actividades de consultoría. Informé a mi socio de que tendría que ausentarme unos días para supervisar la entrega de la mercancía. Estos pocos días se convertirían en seis largos meses durante los cuales estaría varado en el país en cuestión (¡por enormes intereses financieros y económicos de los que podría despedirme si me fuera!) Pero había invertido tanto en este proyecto que no podía renunciar ni dar marcha atrás. Este difícil periodo me marcó mucho, pero también me permitió aprender mucho sobre el entorno en el que estaba y sigo estando involucrado. Conocí a gente extraordinaria, y es justo decir que, en términos profesionales, mi experiencia inicial infeliz fue la que más me aportó en términos de conocimientos y red.

4 – El Grupo Sapian fue su primera empresa?

Serge Lobreau: En cuanto a los negocios, el Grupo Sapian fue efectivamente mi primera empresa. Esta organización fue concebida para permitirme realizar operaciones de comercio internacional en las que estaba especializado. Como una de mis especialidades era el mercado de las materias primas (el de los metales preciosos, que conozco especialmente bien), esta organización se creó inicialmente con este fin. Luego la convertimos en un grupo para agrupar a todas las empresas que iban a formar parte de mi campo de especialización, ya que, además de mi experiencia en comercio internacional, también estoy especializado en marketing y finanzas. Así que sí, el Grupo Sapian fue la primera empresa.

5 – Mercado ajustado, creo?

 

Serge Lobreau: Sí, el mercado de las materias primas ha sido un mercado ajustado durante algunos años. Pero desde la crisis de las hipotecas de alto riesgo de 2008 en Estados Unidos, ha vuelto a estar en auge. La crisis tardó en llegar a Europa. Pero cuando lo hizo, muchos ahorradores empezaron a recurrir a la inversión excepcional, es decir, a poner el dinero en activos y productos que entendían, como el oro. El oro le habla a todo el mundo. Tiene valor. Así que toda la gente que había perdido mucho dinero en malas inversiones, en productos triple A que en realidad eran sólo productos “tóxicos”, empezó a querer volver a esta materia prima. Trabajé con dos fondos diferentes, que me pidieron que creara y vendiera inversiones basadas en el oro físico. Así que se acabaron los intermediarios múltiples. Sólo estábamos la mina, yo y el cliente final, y eso es exactamente lo que buscaban mis clientes: eliminar el mayor número posible de intermediarios y poder ahorrar costes y asegurar las transacciones, algo muy complicado en este negocio.

Así que vimos cómo este sector despegaba de nuevo, lo que fue muy beneficioso para mí. Me ha permitido destacar en mi campo, conocer a mucha gente, tener clientes serios con los que he establecido relaciones duraderas.

Hoy en día, ya no se descubren nuevas oportunidades. Por ejemplo, en el sector del mercado del oro, el 50% del oro en circulación es oro reciclado. Desgraciadamente, la única posibilidad de que se descubran nuevas minas se debe al cambio climático, que permite acceder a determinadas zonas geográficas que antes eran inalcanzables.

La propia característica de este metal raro es que no se puede “fabricar” en forma genérica como los diamantes. No hay oro falso, lo que lo hace aún más precioso. Y precioso significa valioso. En los próximos cinco o diez años, una onza de oro valdrá unos 2.000 o incluso 3.000 dólares. A menos que un asteroide cargado de oro aterrice en la Tierra o que se encuentre oro y se traiga de otros planetas, el oro sigue siendo un producto y una inversión muy seguros. Por eso está tan gravado, sobre todo en Francia. Pero en otras partes del mundo (como India o Asia, Oriente Medio e incluso en África), el oro, independientemente de la moneda local, proporciona una verdadera tranquilidad a quienes lo poseen. Este mercado, más allá de que no haya muchos actores, es por tanto un sector tenso, ya que cada vez tiene más demanda porque la gente quiere volver a este valor seguro, después de las locas finanzas e inversiones realizadas en productos que nadie entendía. Y al final, parece lógico. El inversor y la persona que busca planificar el futuro será más proclive a poner su dinero en un producto que entiende, con un valor intrínseco que puede controlar, que en un producto que le es totalmente desconocido.

6 – Flashmoni nació antes de Sapian, pero se desarrolló después de Sapian?

Serge Lobreau: Efectivamente, Flashmoni nació antes que Sapian, pero se desarrolló después. Como he dicho, tengo experiencia en el marketing relacional. Las herramientas que nos daban no eran muy convincentes, por un lado, y muy caras, por otro. Como antiguo banquero, me parecía absurdo tener que pagar el 15% o el 20% de la cantidad que quieres retirar, ¡a veces más según la moneda! También es absurdo que te engañen con el diferencial. Al final, cuando miras la cantidad total que has pagado en comisiones, llegas rápidamente al 30% de la cantidad que querías retirar. ¡Es simplemente alucinante!

Cuando creé Flashmoni, inicialmente era un intercambiador, un modelo basado en datos y publicidad, con una interfaz de página completa. ¿Por qué una interfaz de página completa? Simplemente para poder ganar suficiente dinero con la publicidad y poder utilizar ese dinero para pagar nuestros gastos de funcionamiento. De este modo, podemos ofrecer al cliente final el menor margen y los menores costes del mercado y superar a nuestros competidores. Eso es lo que pretendía Flashmoni al principio.

Luego, cuando el negocio de la consultoría creció, lo dejé en suspenso y desarrollé el negocio de comercio internacional. Fue entonces cuando me di cuenta de que una gran parte de la humanidad no tenía acceso a los servicios financieros básicos. Y fue entonces cuando me di cuenta: aunque tenía en mente el proyecto inicial de Flashmoni, me di cuenta de que tenía que hacer algo mucho más logrado y de utilidad “pública”. Y cuando digo utilidad pública, me refiero a la inclusión financiera, es decir, al derecho de todos a acceder a los servicios financieros básicos, como el acceso a un banco. Pero en muchos países, la gente no tiene acceso a los bancos por la sencilla razón de que muchas personas no tienen una dirección física. Y sin una dirección física… es difícil conseguir un banco. Y no hablo sólo del tercer mundo. En Francia, miles de personas no tienen una cuenta bancaria, y lo mismo ocurre en Estados Unidos.

Así que resultaba obvio que había que abordar este problema global. ¿Pero cómo hacerlo? Decidí impulsar esta solución a través de la tecnología blockchain. ¿Por qué blockchain? Porque era una tecnología que nos iba a costar muy poco, a diferencia de un sistema “clásico”. Con este sistema, no sólo aporto seguridad, independencia a los usuarios y a nosotros mismos, sino que además, al mezclar los conocimientos de las materias primas y el blockchain, pensé que podría crear una criptodivisa estable. ¡Se acabaron las conjeturas! Decidí luchar contra la volatilidad de la criptodivisa para poder llevarla a un uso mucho más masivo de lo que es ahora, para que pudiera ser aceptada en todas partes, y especialmente para las actividades diarias. Para ello, se necesitaba una moneda de utilidad (una criptodivisa que permite el uso de algunos servicios), y esto es lo que se hizo en Flashmoni.

Para determinar el valor intrínseco de cada una de nuestras monedas, recurrimos a un activo que todo el mundo puede entender: el oro. Así que nos asociamos con una empresa para adquirir esta materia prima. No se trata de una moneda con respaldo, sino de una moneda vinculada, lo que significa que su valor intrínseco se deriva simplemente de 1/20 del valor del grano de oro (aproximadamente 2,7 dólares en la actualidad). Utilizamos esta valoración para poder determinar el precio unitario del valor central de nuestras monedas. Por supuesto, el mercado dará un valor relativo, pero este valor central nos permite comprender de dónde procede el valor primario de nuestra moneda. El objetivo de Flashmoni es utilizar la tecnología blockchain para permitir la inclusión financiera. En el futuro, queremos ofrecer nuestros servicios de forma gratuita (servicios de remesas [envío de dinero], que es lo que hacen ahora Western Union y Moneygram, servicios de intercambio [cambio de euros por criptomonedas], etc.) y esto se hará a través de una empresa que hemos creado llamada Flashxchanger. Realmente intentamos abarcar todo el espectro que toca la inclusión financiera y tratamos de ser independientes creando una solución transversal. Se llama servicios bancarios omnichannel y la parte loca de nuestra visión es pagar a la gente por usar nuestro sistema. Es un modelo de negocio completamente innovador, y tendremos la oportunidad de compartir mucha información cuando los primeros MVP de nuestra solución comiencen a entregarse en el tercer trimestre de 2019. También está nuestro blog: blog.flashmoni.io.

Qué es Flashmoni?

Serge Lobreau: Ya he respondido a eso, pero para resumir, Flashmoni es una solución que debería permitir la inclusión financiera utilizando blockchain. Y esta solución se realiza a través de blockchain, con una moneda que deriva su valor intrínseco de un activo que todo el mundo conoce: el oro. Flashmoni permite el uso y la adopción masiva de la criptodivisa, que es hoy la única forma de lograr rápidamente la inclusión financiera de casi 3.000 millones de personas en este planeta. Flashmoni es un servicio financiero innovador basado en los datos. Aprovechando los datos, generamos ingresos. Al generar ingresos, los utilizamos para reducir las tarifas de los servicios y permitir así una mayor inclusión financiera.

8 – Cree que el blockchain tiene futuro en Francia y en Europa?

Serge Lobreau: En Francia, siempre somos los últimos en adoptar las nuevas tecnologías. Muchos países han detectado e integrado el increíble potencial de blockchain mucho más rápido que nosotros. En Francia, cuando decimos “blockchain”, la gente oye “bitcoin”. Pero en realidad, blockchain es mucho más que la palabra “bitcoin”, esta tecnología es mucho más que una simple función financiera. Es trascendente. Permítanme ilustrar esto con un ejemplo concreto: en el estado de la isla de Yap, una pequeña isla del Pacífico Sur, existe uno de los ejemplos humanos más antiguos y exitosos de una forma de blockchain, la tecnología de libro mayor distribuido, también conocida como DLT. Así, en esta cadena de islas de Micronesia, 1000 años antes de Cristo, los habitantes utilizaban una forma única de dinero. Se trataba de enormes piedras talladas de hasta varias toneladas, con las que podían comerciar. Se colocaban en varios lugares (mercado, playa, montaña, etc.) y permitían a toda la población registrar mentalmente cada transacción, lo que era fácil de hacer en un grupo pequeño. Este método permitía a los Yappies no intercambiar físicamente estas piedras intransportables, sino pagar inteligentemente memorizando la propiedad y el historial de las transacciones. Como la base de datos era pública y conocida por todos, era infalsificable. La propiedad de estas piedras estaba completamente descentralizada. Este es actualmente el ejemplo más antiguo de tecnología de libro mayor distribuido, también conocida como blockchain.

Para entender qué es blockchain, hay que comprender la historia de la contabilidad en el sentido más amplio. Las transacciones financieras son una de las primeras aplicaciones de blockchain. Quizá lo sepas, pero hace 5000 años apareció el llamado sistema de una sola entrada (la información sobre la propiedad de los bienes se registraba en algún soporte). En la India, 300 años antes de Cristo, el primer documento contable fue inventado por un hombre llamado Chanakya. Este documento es una especie de forma estandarizada de sistema contable que permite la comparación y ofrece una verdadera transparencia en el método, debido a su carácter único. Después, hace 1340 años y hasta 2009, se utilizó el sistema de partida doble, el que todavía conocemos hoy. Este es el sistema de crédito/débito, un sistema que puede ser manipulado. Imagínese: Sarah y Patrick quieren hacer una transacción. Sarah tiene un barco que Patrick quiere y Patrick tiene la piedra en la playa. Decide cambiar la piedra por el barco de Sarah. Así que hacen el intercambio. La propiedad de la piedra se transfiere a Sarah y Sarah transfiere el barco a Patrick. Supongamos que Sarah ya no quiere ceder la propiedad de su barco o, por el contrario, que Patrick se niega a ceder la propiedad de su piedra para pagar el barco. Ahora quiere el barco y la piedra. Patrick siempre puede intentar corromper el registro y decir que nunca renunció a la propiedad de la piedra. Cuando se tiene un sistema centralizado, es fácilmente manipulable. Se pueden cambiar las cosas a posteriori. En 2009, llegó la tecnología de libro mayor distribuido, también conocida como “blockchain” (sistema descentralizado) a través de un tal “Satoshi Nakamoto” (personaje fantasma), y cambió muchas cosas. Ahora, si alguien quiere manipular el sistema, tiene que conseguir más del 51% de los votos o alcanzar el “consenso de grupo” de que su versión del libro de contabilidad es la correcta y que muestra, en nuestro ejemplo, que el barco y la piedra le pertenecen. El libro de contabilidad se distribuye entonces, no en un único lugar, sino en una multitud de lugares virtuales. Esto significa que para cambiar la información de este libro de contabilidad, que está replicado en varios lugares, habrá que ir a más del 51% de estos lugares o convencer a más del 51% del consenso del grupo para poder cambiar su versión, y poder decir: esta piedra me sigue perteneciendo. La transformación de un libro de contabilidad centralizado en un libro de contabilidad descentralizado aporta mucha más seguridad a las transacciones y transparencia que antes. En 2009, en un clima económico en el que la gente desconfía de las élites, de los organismos gubernamentales, pero también de sus vecinos, este concepto parece revolucionario: la gente ya no necesita confiar en los demás. Blockchain es, pues, un producto de nuestro tiempo. No hace falta que se conozcan, no hace falta que sean buenos amigos, tienen una

9 – Ha creado una fundación “Flashcare”. Puede contarnos más sobre ella?

Serge Lobreau: Flashcare es una fundación que estamos ultimando. De nuevo, es inherente a la experiencia personal que he tenido en algunos de los países que he visitado en América Latina, Asia y África, donde he pasado mucho tiempo en los últimos seis años. Flashcare es la respuesta a la desesperada falta de las cosas más básicas en el mundo. Como tenemos un modelo de negocio que funciona, para mí era una progresión natural devolver a la comunidad.

La Fundación Flashcare trabajará en varios frentes:

En primer lugar, la iniciativa H2O. En primer lugar, la iniciativa H2O. Queremos instalar equipos en lugares aislados (en África, Asia, América Latina) para hacer que el agua impura sea apta para el consumo utilizando la energía solar. ¿Cómo lo hacemos? Por medio de contenedores helitransportables escalables, hechos para durar veinte años, a escala de una ciudad, una casa, una empresa, un pueblo. Como vamos a trabajar con socios locales inherentes a nuestra actividad, queremos que estas personas trabajen en las mejores condiciones posibles y que no les falte nada (¡y especialmente lo esencial, como el agua potable!). De hecho, cuando aún era banquero, un cliente me pidió que le ayudara a financiar un proyecto de este tipo. La idea me entusiasmó, pero ya se sabe… los capitalistas no son proclives a financiar proyectos que no generan dinero. Así que tuvimos que denegar el préstamo a este señor. En cuanto creé Flashmoni, fue la primera persona con la que me puse en contacto. Hoy en día estamos pensando en la entrega de las primeras máquinas para el primer trimestre de 2020.

Luego, la segunda iniciativa se refiere a la espirulina, una especie de superalimento que ayuda a combatir la desnutrición infantil en Asia y África en particular. Es una iniciativa que lanzaremos al mismo tiempo que la iniciativa H2O.

La tercera iniciativa se refiere a las parafarmacias: queremos crear parafarmacias especializadas en salud natural a precios muy bajos para las personas mayores aisladas que viven en desiertos médicos.

Por último, la cuarta iniciativa, que hemos llamado Hipócrates, consiste en libros, libros electrónicos y cursos de formación gratuitos en línea para enseñar técnicas de salud a quienes no tienen medios económicos.

Para ello, he decidido acompañarme de médicos. El presidente de Flashcare es un médico cuyo nombre se anunciará muy pronto.

10 – Cuáles son sus planes de futuro?

Serge Lobreau: Dentro de tres o cuatro años tenemos una solución real para salir con Flashmoni. Flashmoni ofrece muchos servicios, ya sean fórmulas de monedero, o la utilización de sus datos pagándole por los datos utilizados en su nombre (actualmente, no se paga a nadie en este sector). A veces a la gente le cuesta entender que cuando se le ofrece un servicio de forma gratuita, es porque ellos mismos son “el producto”. Fíjese en Facebook. Facebook obtiene miles de millones de beneficios gracias a los datos. Así que este sector es tan lucrativo que decidimos ir allí utilizando blockchain. Es una actividad especialmente pesada de desarrollar, pero al menos permitiremos que todo el mundo tome el control de sus datos.  Ya se han hecho esfuerzos importantes, sobre todo en relación con la adopción del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), que es una normativa europea para controlar el uso de los datos de las personas por parte de las empresas. En concreto, nos esperan muchos proyectos en los próximos cinco años y tenemos muchos servicios que seguir desarrollando. Y luego, quién sabe, dentro de ocho años… diez años… pueden surgir nuevas necesidades? De nosotros depende crear una solución para satisfacerlas.

 11 – Qué es lo que no volvería a hacer en su vida?

Serge Lobreau: Hay muchas cosas que no volvería a hacer en mi vida. Pero si tuviera que elegir una, sería confiar demasiado tiempo, incluso cuando mi confianza se ha visto alterada. Creo que cuando uno conoce a una nueva persona, a una nueva pareja, asume desde el principio que va a crear una relación duradera con ella, y que intentará mantener lo que yo llamo el capital de confianza lo más intacto posible. A lo largo de esta relación, el objetivo será mantenerlo lo más alto posible. En retrospectiva y con mi experiencia, quizás dejaría pasar menos cosas. A veces me arrepiento de haber dejado que esta confianza se empañe y disminuya con el paso del tiempo, porque a menudo se trata de situaciones que acaban siendo detestables (hablaremos de ello más adelante). Por lo tanto, sería más riguroso con esta confianza.

12 – La web ha evolucionado, no en el buen sentido en mi opinión… Entre otras cosas, la web 2.0 permite ahora a cualquiera decir cosas malas de cualquier persona o empresa, sin ningún control. Cómo gestionas tu e-reputación?

Serge Lobreau: Sí, la web ha evolucionado y no necesariamente en el buen sentido. En realidad, nunca me he preocupado por mi reputación electrónica en los últimos años porque nunca he tenido “problemas” en este ámbito. La gente que me conoce sabe cómo soy, lo que soy capaz de hacer. Así que empecé a preocuparme cuando el año pasado conseguimos una espectacular ronda de recaudación de fondos de varios millones de euros para financiar nuestra solución Flashmoni. Fue entonces cuando mi confianza se tambaleó: Estaba trabajando con dos o tres socios en ese momento a los que tuve que dejar marchar, y eso tuvo un impacto en mi reputación electrónica que hasta entonces no me importaba. Se aprovecharon de ello para comprar mi nombre y poder difamarme en Internet. Por supuesto, mi equipo legal está en proceso de resolver esto y llevarlos a los tribunales porque, afortunadamente, la ley existe. No cabe duda de que la web 2.0 es una herramienta extraordinaria, ya que permite a todo el mundo ser “libre” y expresarse como quiera en la mayoría de los países. Pero, lamentablemente, también permite a menudo que cualquier necio resentido te difame en público. Hasta ahora no me he enfrentado a esto, pero cuando me ocurrió, tuve que reaccionar para preservar mi integridad. Y, por supuesto, cuanto más avanzamos, cuanto más éxito vamos a tener, más detractores vamos a tener que tratar, gente con la que no queríamos hacer negocios y que va a querer hacernos daño. Digamos que esto forma parte del juego, un juego que acepto completamente. No me quejaré si hay sitios que hablan mal de nuestra solución o difaman al director general, pero deben saber que se enfrentarán a una respuesta legal. Sabemos lo que estamos haciendo y sabemos hacia dónde vamos. Ahora tenemos una organización que vela por nuestra reputación (y creo que es un servicio esencial para cualquier empresa que llame la atención como la nuestra). Gracias por esta entrevista y, si tiene más preguntas, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro blog o de Linkedin.

Gracias Serge.

Nos quieren

Nos odian

Contact UNO DE NUESTROS EXPERTOS

    available from 10:00 – 19:00